Mitos sobre la Nueva Era


La Nueva Era es un término popular en estos días pero que aún poco se entiende. Con el término se identifican "un conjunto de tendencias, creencias y prácticas vinculadas a una forma de espiritualidad ecléctica, que mezcla principios religiosos y filosofías antiguas o modernas del mundo oriental y occidental. Se trata de un conjunto no unificado de tendencias que se enfocan en promover la evolución espiritual del ser humano y de la humanidad."


La fusión y mezcla de muchas tendencias y creencias tanto orientales como occidentales hace que el término y las prácticas que entran dentro de ese concepto sean malentendidas por muchos, además de generar confusión entre aquellos que comienzan a interesarse por lo holístico y lo espiritual.

Por ello,  tan necesario como entender lo qué es la Nueva Era, es entender lo que no es.  En un artículo de  de Sandra Silva se exponen  los diez mitos más comunes que tergiversan el concepto de Nueva Era. Tales creencias erradas se exponen a continuación:

1. “La Nueva Era ¿es nueva?” En realidad lo que se considera espiritualidad de la Nueva Era es un compendio de filosofías, prácticas y creencias que se anclan en tradiciones antiguas orientales y occidentales, entre las cuales se puede mencionar el Budismo, el Hinduismo, el Cristianismo y el Judaísmo, incluyendo lo que se consideran prácticas paganas -e incluso hasta herejes- provenientes de la antigua Grecia y de Mesopotamia,  Egipto y regiones de Asia.

En sí, las ideas de la Nueva Era han hecho parte de una manera u otra de diversos grupos religiosos y metafísicos desde el segundo siglo después de Cristo. Como movimiento, la Nueva Era en parte es la evolución de lo que se consideró metafísica en el siglo XVII.

2. “La Nueva Era no cree en Dios.” La espiritualidad Nueva Era no se aleja de Dios. Al contrario, basado en que “somos hechos a su imagen y semejanza” la Nueva Era considera que todo y todos somos partes de Dios y por lo tanto tenemos una esencia divina que nos permite crear nuestra propia realidad y nos hace inherentemente buenos.

3. “La Nueva Era es una religión.” En la Nueva Era no existen doctrinas, jerarquías ni escrituras a seguir y por lo tanto no es considerada como una religión. Los seguidores de ideas de la Nueva Era eligen libremente qué creer y qué practicar, según lo que ellos consideren más conveniente para su evolución espiritual.

Este movimiento busca empujar a la humanidad a dar un salto drástico en lo espiritual donde terminen las divisiones y todos nos unamos en la luz y energía divina. Sin embargo, este concepto se maneja de distintos modos dentro del movimiento pues una característica de la Nueva Era es que es un conjunto no unificado de creencias y por lo tanto sus miembros amplían y adaptan ideas y prácticas a su propia experiencia.


4. “La Nueva Era practica magia para conseguir amor y dinero." La comercialización de la Nueva Era ha llevado a la promoción de libros y productos que, en algunas casos, prometen fórmulas mágicas para atrapar al ser amado o volverse millonario de la noche a la mañana.

Sin embargo, esto es una explotación barata del movimiento, pues una de las creencias más aceptadas dentro de la Nueva Era es el "desapego" de lo material para centrarse más en lo espiritual. Si bien puede tomarse esta idea como una derivación de lo que promueve el budismo, realmente lo que se plantea es el equilibrio en el dominio de los bienes materiales, disfrutando de ellos pero evitando la ambición mal manejada, la codicia y la avaricia.

Aunque la prosperidad es uno de los términos más usados dentro de la Nueva Era, se refiere más a un estado de bienestar donde se aceptan y agradecen las bendiciones recibidas.

5. “La Nueva Era es una terapia para reducir el estrés.” Las terapias naturales, energéticas y de sanación hacen parte del movimiento de la Nueva Era pero no lo definen ni limitan a su práctica. Terapias o prácticas como la meditación, sanación con cristales o esencias florales se usan no sólo para reducir el estrés sino también para restaurar un estado de paz y armonía en cuerpo y mente que facilite el avanzar espiritualmente.

6. “La Nueva Era es un culto o secta.” Aunque han existido cultos y sectas que alegan promover sus ideas y prácticas, la Nueva Era es un grupo heterogéneo que no rinde pleitesía a individuos particulares. Es frecuente que en este movimiento no existan barreras obvias que creen jerarquías y en vez de líderes, la Nueva Era reconoce maestros o guías espirituales que apoyan el proceso espiritual pero bajo ninguna circunstancia lo determinan o lo dirigen.

La Nueva Era tampoco tiene una membresía oficial o rituales de iniciación, y cada persona es libre de explorar las creencias o desistir a su antojo.


7. “La Nueva Era no cree en la ciencia.” La Nueva Era es un movimiento espiritual holístico que combina y aplica diferentes filosofías, creencias, teorías científicas y pseudo científicas. Durante los últimos 30 años, sobre todo, los pensadores y practicantes Nueva Era han hecho un esfuerzo por incorporar conceptos científicos para sustentar sus creencias, al igual que por estudiar conceptos a la luz de teorías científicas.
Terapias como la quiropraxia, la acupuntura y la homeopatía, por ejemplo, se basan en la ciencia del cuerpo humano, y muchos conceptos Nueva Era son sustentados en principios postulados por la física quántica.

8. “La Nueva Era es una industria creada con fines comerciales.” Primero, la Nueva Era no se “creó” sino que se desarrolló durante años y evolucionó a partir de creencias y prácticas antiguas.

La Nueva Era, como su nombre lo indica, cree en un renovador porvenir donde la humanidad avance espiritualmente y todos nos unamos en una Gracia divina, sin prejuicios ni guerras.

Las prácticas Nueva Era han sido desarrolladas con esto en mente, para promover esa evolución espiritual y cambio global. Sin embargo, en el mundo de hoy todo tiende hacia la comercialización y se explotan creencias y principios con un afán de ganancia.

Como en todo, es importante utilizar el buen juicio y diferenciar entre quien vende un disco compacto, libro con fórmulas mágicas u ofrece cursos pretendiendo solo ganar dinero, y quien pretende distribuir conocimiento e información relevante.

9. “La Nueva Era es lo mismo que ocultismo.” El término oculto, al igual que Nueva Era, es frecuentemente malentendido, sobre todo cuando se asocia a creencias religiosas o prácticas metafísicas. Oculto en realidad quiere decir escondido o no evidente a la vista. Es común escuchar el término asociado incorrectamente a prácticas satánicas o de magia negra.

En este sentido, la Nueva Era no promueve la existencia del demonio y por lo tanto no existe ninguna práctica en el movimiento que se asocie con su pleitesía. La razón de existir de la Nueva Era es impulsar a la humanidad al avance espiritual y a la unión en una comunidad de respeto, amor y compasión y por lo tanto practicar magia negra va en contra de los postulados básicos del movimiento.


Por otro lado, algunos conceptos manejados en la Nueva Era efectivamente provienen de movimientos de siglos pasados considerados ocultos, entre ellos los gnósticos, los rosacruces y la cábala, entre otros.

Lea: Qué es el esoterismo 


10. “Todos los miembros de la Nueva Era son inocentes y buenos.” Nada es totalmente bueno o malo y menos al referirse a los seres humanos. Como en todo, existen personas con intereses ocultos que aprovechan corrientes “de moda” como la Nueva Era para manipular a otros y hacerse ricos. Hay otros que adoptan conceptos Nueva Era pero de manera superficial y banal, sin mayor estudio ni entendimiento de lo que practican.

La Nueva Era existe como herramienta para la superación personal y espiritual y por lo tanto, cualquier persona puede estudiar y practicar sus conceptos con el objetivo de mejorar. Esto da cabida a personas inescrupulosas o frívolas dentro del movimiento que tienen su agenda personal o van en búsqueda de fórmulas rápidas sin mayor esfuerzo ni contemplación.



Fuente: Silva Sandra /http://nuevaera.about.com/ 
Escrito por Glenda González 
Artículos protegidos por derechos de autor. Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos. PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS.

PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR SIEMPRE AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS