¿Qué es el aura?


El aura ha sido definida como "el conjunto de fuerzas electromagnéticas de densidad variable que sale de los cuerpos físicos, vitales, etéreos, mentales, emocionales y espirituales". Esta particular energía permanece suspendida alrededor del cuerpo en forma de una capa elíptica.

Todo el universo es vibración en diferentes niveles. El cuerpo físico está compuesto de átomos y moléculas, así como por un cuerpo plasmático biológico formado por partículas ionizadas positiva y negativamente. Albert Einstein en sus trabajos explicó que la materia no existe, pues se trata una ilusión creada por la velocidad de la vibración de diversas formas de energía.

Todo lo que vibra más lento, en el plano físico se presenta en forma de materia sólida. La ciencia ha expuesto que un objeto reducido a la más minúscula de sus partículas, está formado por millones de chispas de energía. Esto demuestra que existe todo un mundo vibrando a una frecuencia determinada.


Por ello, más allá del físico visible, existen planos vibratorios más rápidos que no son captados por el hombre. Bajo esta premisa se ha determinado que existe una fuerza no visible denominada aura. Se trata de un campo de energía presente en todo objeto, planta, animal o ser humano.

La envoltura o aura que rodea a objetos como piedras, cristales, agua, muebles y casas es básicamente fija.  


La envoltura o aura que recubre el ser humano está parcialmente compuesta de una radiación electromagnética que va desde microondas, infrarrojos, hasta luz UV. Siendo las microondas de baja frecuencia y las infrarrojas las más relacionadas con el funcionamiento de nuestro cuerpo: metabolismo, estructura ADN y circulación.








Durante mucho tiempo se consideró el aura como algo místico y misterioso pero no real. 











En 1939, el ingeniero ruso Semyon Kirlian, mientras se encontraba arreglando un aparato para electroterapia en su laboratorio de investigaciones en Ucrania, fortuitamente acercó la mano demasiado a un electrodo que le provocó un shock e inmediatamente vio un gran destello de luz proveniente de un chispazo, describiéndola en términos muy similares a los usados por los videntes al describir el cuerpo astral.





Puso su mano sobre una lámina de papel fotosensible y la fotografió, al revelar la película encontró unas emanaciones parecidas a un halo, que rodeaban las puntas de los dedos, por lo que decidió investigar.Los estudios indican que el aura está compuesta por emanaciones lumínicas ultravioletas que no están a la simple vista del ojo humano; eso debido a que el cristalino del ojo se endurece no permitiendo atravesar la radiación ultravioleta, excepto en algunos individuos que mantienen esa plasticidad en el cristalino.



Todas las emanaciones lumínicas responden a procesos químicos celulares y hormonales en el interior del organismo. Tales procesos químicos dependen de las emociones y el carácter del individuo.


La luz solar o la onda electromagnética es absorbida por los ojos y la piel. Luego es procesada químicamente por los vórtices energéticos del cuerpo, que a su vez actúan directamente sobre las glándulas y las secreciones hormonales, dándole color al aura.

Actualmente, la cámara Kirlian es un valioso auxiliar de la medicina tradicional, ya que es posible realizar el diagnóstico para el tratamiento de variados trastornos físicos y emocionales. Esto gracias a que las imágenes obtenidas por dicha cámara muestran el estado físico, emocional, psíquico y espiritual de la persona.


Escrito por Glenda González 
Artículos protegidos por derechos de autor. Imágenes tomadas de Internet solo con fines ilustrativos. PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS.

PROHIBIDO USO COMERCIAL. MENCIONAR SIEMPRE AUTOR Y PAGINA. NO ALTERAR CONTENIDOS